17 de noviembre de 2017

Petición Salud Mental en Argentina: NO al retroceso de la Salud Mental en Argentina · Change.org · ¿Por qué firmar?, por Enric Berenguer



 



 

El Presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, se dispone a firmar un decreto, sin pasar por poder legislativo, modificando profundamente todo lo relativo a la salud mental en dicho país. En palabras de Gustavo Stiglitz, presidente de la EOL, se trata de una reforma en la que “se introducen unos puntos sustanciales que se oponen no solamente a la práctica del psicoanálisis, sino que también atentan contra la libertad de la elección del tratamiento y que en su conjunto fomentan el criterio biologicista, manicomial y cognitivo conductual”. 
Una vez más –puesto que ha ocurrido ya en distintos lugares de Europa– la gobernanza neoliberal al uso revela, detrás de un engañoso lenguaje en términos de gestión, optimización y “evidencia científica”, lo que en realidad es un gesto profundamente autoritario, que lleva el poder biopolítico hasta los últimos rincones de la vida íntima de las personas. 
La libertad de elección, marco fundamental de todo vínculo terapéutico, es violada en nombre de un dudoso saber de expertos que, en realidad, están al servicio de poderosos lobbies cuyos intereses políticos y económicos están a la vista.
Que esto ocurra en Argentina, país fundamental en lo que se refiere al destino del psicoanálisis en el siglo XXI –no en vano, desde el principio, la obra de Freud y la enseñanza de Lacan encontraron allí el suelo más propicio–, debe hacernos sentir la lucha de nuestros colegas de la EOL, y más en general de los psicoanalistas argentinos, como propia.
Pido a todos los miembros de la ELP y a los socios de sede, también a todas las personas cercanas a nuestra escuela, que se asocien a este clamor por la libertad firmando la petición que ayer empezó a circular y que ya cuenta con muchas firmas. Pero muchas firmas son pocas frente a lo que está en juego. Falta la de cada uno de nosotros, psicoanalistas y analizantes, simpatizantes del psicoanálisis, que entienden la dimensión política hoy día inseparable de nuestra tarea.
Enric Berenguer
Presidente de la ELP




 


LA SALUD MENTAL RETROCEDE 50 AÑOS EN ARGENTINA
 
APA (Asociación Psicoanalítica Argentina)
APdeBA (Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires)
EOL (Escuela de la Orientación Lacaniana)


Los psicoanalistas argentinos agrupados en distintas instituciones hemos tomado conocimiento  de un proyecto de decreto reglamentario de la Ley Nacional de Salud mental N° 26.657.

De su lectura se desprende un sentimiento de alarma y preocupación. Es por ello que queremos dejar sentada nuestra posición advertidos de las diversas formas de ascenso de la segregación en el mundo contemporáneo.

El decreto que espera la firma del presidente Macri desemboca en una tendencia hacia la homogeneización y, por ende, a la segregación de las singularidades subjetivas. 

Nos referimos, por un lado, a los artículos 5 y 7 en los cuales se relacionan estrechamente los diagnósticos y los tratamientos validados a prácticas  "basadas en evidencia científica", que denunciamos, no es otra cosa que un conjunto de datos estadísticos de dudosa interpretación que conforman una atmósfera de falsa ciencia, que justificaría el retorno al conductismo, la evaluación y los protocolos.

Por otro lado, al artículo 13 donde se plantea una regulación  para la designación en los cargos de conducción y gestión de servicios en instituciones, subsumida en una referencia al artículo 40 de la Ley 17.132 de 1967 vigente durante el gobierno militar de Onganía. Esta referencia deja así abierta la puerta a un posible reflotamiento de lo consignado en el artículo 91 de dicha Ley, que reducía la acción del psicólogo a la de mero colaborador del médico psiquiatra.

En conclusión, se trata del modelo biomédico-tecnológico como perspectiva dominante. En este sentido, no obstante también consideramos que la Ley Nacional de Salud mental N° 26.657 por el acento puesto en los derechos humanos puede presentar desvíos que tienden a una judicialización de la práctica en desmedro de la clínica, entendemos que esta propuesta de reglamentación no sólo no corrige dichos desvíos sino que tampoco garantiza  los derechos individuales, base de la singularidad subjetiva. 

Así, entendemos que la Ley de Salud Mental, bajo esta reglamentación, al no garantizar estos principios, implícitamente atenta contra la ética del psicoanálisis.
Por lo expuesto, solicitamos firmar esta petición para frenar la entrada en vigor de esta modificación del Ley de Salud Mental Argentina y detener así este avance de los discursos científico y capitalista por sobre las subjetividades, que quieren colonizar.

APA, APdeBA, EOL


FIRMA

15 de noviembre de 2017

Campo Freudiano, Año Cero, en la ELP, por Miquel Bassols




Estimados colegas miembros de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis*:

Estamos en un momento crucial en nuestra Escuela con respecto a la coyuntura social y política que atravesamos en España. Es una coyuntura que sitúa como nunca a nuestra Escuela como Otra para sí misma y, por lo tanto, sitúa también a cada uno de sus miembros como Otro para sí mismo a través de ella. Esta coyuntura coincide con lo que conocemos como una nueva época para las Escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis bajo el nombre de “Campo Freudiano, Año Cero”. Y esta Escuela y esta Asamblea de la ELP, compuesta por sus miembros, debería saber conversar sobre qué significa para cada uno este momento y esta coyuntura.

Zadig, una extensión de la Escuela

“Campo Freudiano, Año Cero”. Es así como Jacques-Alain Miller interpretó el día 11 de Junio de 2017 el nuevo momento del Campo Freudiano y, por ende, de las siete Escuelas de la AMP. Conviene leer atentamente y las veces que haga falta este breve texto —que he pedido que se enviara por la lista de la Escuela antes de esta Asamblea— con el que J.-A. Miller puso en acto, acto sostenido por su solo deseo, este nuevo momento. Y conviene saber si queremos o no queremos estar a la altura de sus consecuencias. Leído atentamente creo que este breve texto —en el que J.-A. Miller se declara literalmente “prisionero del mundo que había creado”— puede tener las mismas consecuencias que la “Proposición del 9 de Octubre de 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela”, texto que “Campo Freudiano, Año Cero” evoca desde sus primeras líneas. Se trata de saber si el psicoanálisis acabará por “rendir las armas ante los impasses crecientes de nuestra civilización”, impasses que hoy encontramos en diversos frentes y de diversas formas, ya sea en la coyuntura política como en una de sus vertientes que toca más de cerca nuestra experiencia, el de un empuje de la Escuela hacia una “asociación de psicoterapeutas”, como se indica en ese mismo texto.

En primer lugar, hay que situar qué es y qué no es la red impulsada a partir de este texto con el nombre de “Zadig – Le réel de la vie”.

Les recuerdo dos párrafos centrales:

“La red política lacaniana mundial no se confundirá con la AMP ni con sus Escuelas, constituye más bien una extensión suya al nivel de la opinión. En calidad de tal, se beneficiará en todas partes del apoyo de nuestras instituciones y formará parte del Campo Freudiano en el sentido amplio del término. […] En el marco fijado por mis primeras decisiones, ¡campo libre a las iniciativas! Así pues: “Campo Freudiano, año cero”. Todo vuelve a comenzar, sin ser destruido, para ser llevado a un nivel superior. Por un efecto retroactivo, capto ahora por qué había interrumpido mi curso en el año 2011.”[1]

¿Qué es pues Zadig en el año cero?

Zadig es una “red política lacaniana mundial”. Una red está hecha de nudos, no funciona de manera jerárquica al modo de las instituciones “Up-Bottom”, de arriba abajo, sino “Bottom-Up”, de abajo arriba. No es tampoco una superestructura, no es un añadido puesto como un sombrerito sobre las Escuelas para resguardarlas de esa temida “entrada de la política en la Escuela” como escuchamos a veces. Esa política, si entendemos realmente lo que este término quiere decir en la enseñanza de Lacan, está ahí desde los principios mismos de la Escuela. Se trata ahora de saber llevarla hasta sus últimas consecuencias, en cada lugar y en cada frente donde el malestar en la civilización se nos hace presente.

Así la Escuela y Zadig no son dos espacios distintos, uno para el psicoanálisis, otro para la política (ya sea o no la de los partidos políticos). Esta distinción no sirve al psicoanálisis, y menos todavía para que la política no entre en la Escuela, ya que la Escuela, como el inconsciente, es la política misma. No hay por qué esforzarse entonces inútilmente para que “la política no entre en la Escuela” porque la política, en todos sus sentidos, está ya ahí desde su principio, al menos desde el texto de Lacan sobre “La dirección de la cura” donde distingue claramente política, estrategia y táctica en la experiencia analítica. Veamos más bien cómo hacerla surgir desde la propia Escuela y de la buena manera.

Zadig es entonces la extensión de un mismo espacio, el de la experiencia analítica, el de la experiencia de la Escuela como sujeto, en sus consecuencias políticas llevadas al grupo social (a “la masa”, en términos de Freud). Y ello según el principio freudiano expuesto en “Psicología de las masas y análisis del Yo” que, en su primera página, hace de la psicología social una extensión de la psicología individual: “la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado”[2], cita recordada una y otra vez por Jacques-Alain Miller para entender la verdadera apuesta de Zadig.

Poner a cada uno en su lugar de sujeto

Conviene subrayar que las consecuencias de este principio freudiano están desarrolladas por Lacan en la experiencia misma de la Escuela, como la acción del sujeto de la experiencia sobre el grupo analítico. La cuestión es ahora, —y es, creo, la verdadera apuesta lanzada por Jacques-Alain Miller con Zadig—, si podemos extender este principio al propio grupo social y a su política desde el psicoanálisis. De hecho, la cuestión no es si “podemos” sino sobre todo si “debemos”, cuando se trata de la sobrevivencia misma del psicoanálisis como refugio ante el malestar en la civilización. Para hacer esta operación necesitamos una Escuela sólida, claramente anclada en los principios analíticos.

Zadig es una red de nudos para llevar a cabo esta acción política, no es una nueva asociación con estatutos, miembros y cuotas. Es la consecuencia del deseo del analista, del analista de la Escuela, en una acción orientada por la enseñanza de Lacan. Está por ver todavía qué quiere decir esto para cada uno de los miembros de las siete Escuelas de la AMP, y en especial por los que sostienen la autoridad transferida por ellas con el nombramiento de Analistas de la Escuela. Así la red Zadig tiene ya un “efecto retroactivo” —la expresión está también en el texto de Miller en un punto muy preciso— sobre la propia Escuela, poniéndola ante su propia dimensión política. Por el momento, como presidente de la AMP, veo que esto quiere decir cosas distintas, a veces incluso contradictorias. No hay que lamentarlo, al revés, hay que tomarlo como el punto de apoyo para hacer de esta red de nudos el lugar de una verdadera conversación analítica sobre los efectos retroactivos que la llamada “realidad política del país” tiene sobre la propia experiencia de la Escuela. Ahí, una verdadera conversación analítica no puede ser una suma de monólogos, más o menos eruditos, más o menos trufados de ideología, sobre lo que es esa “realidad política” de nuestros países. No es tampoco un diálogo de sordos, si es que hay otro. Una conversación analítica produce necesariamente cambios en las posiciones de los conversadores, promoviendo aquello que Jacques-Alain Miller ha situado, en textos sucesivos al citado[3], como el eje de la operación analítica distinguiéndola de la fórmula kantiana:

1. Pensar por sí mismo.
2. Pensar poniéndose en el lugar de cualquier otro.
3. Pensar siempre de acuerdo consigo mismo.

La segunda frase de Kant —pensar poniéndose en el lugar de cualquier otro— es la más importante de las tres. Se trata de hecho de una identificación, de la identificación que cree comprender siempre al otro pensando que uno puede ponerse realmente en su lugar pero que, por lo mismo, no puede dejar de convertir a ese otro en lo más parecido a uno mismo. Es el principio del efecto del grupo condenado a desconocer lo real en el que se funda. La leve modificación introducida por Jacques-Alain Miller a esta frase de Kant subvierte la operación de identificación diciendo: poner a cada uno —a cada uno de los otros— en su lugar de sujeto. Lo que es radicalmente distinto. Es la caída de la identificación grupal para causar el efecto de división de sujeto en la estructura del grupo, apuntando decididamente al real que hace del grupo el sujeto de lo individual, —según la expresión de Lacan— el sujeto para cada uno de los individuos del grupo. Se trata de hacer de la excepción que es siempre cada sujeto en el grupo, de la singularidad de su síntoma, algo que valga para todos y cada uno de ellos. Es desde ahí, entonces, que cada uno habla necesariamente por uno mismo y que puede finalmente hablar de acuerdo consigno mismo, con ese “sí mismo” singular que es su síntoma, es allí donde cada uno encuentra su singularidad.

Producir un efecto así en el grupo implica situarse necesariamente en el lugar de “más uno” de ese grupo para hacer aparecer su dimensión de sujeto, es necesariamente ser herético de ese grupo.

¿Qué sería una sociedad de más unos identificados con aquello del grupo que no hace grupo? Déjenme imaginarla un poco: sería una sociedad sin subordinados ni insubordinados, en la que cada sujeto está confrontado a la diferencia absoluta de su propia singularidad, lo que quiere decir confrontado a su lugar de sujeto. Sería una sociedad sin dependientes ni independientes, más bien interdependientes del pacto irrompible de la palabra dada y de la palabra dicha.

Para ello es necesaria una política de grados, no de jerarquías, para retomar la distinción en la que Lacan asentó su Escuela. A falta de esta política, la política de las jerarquías tiñe con su inercia los inevitables efectos de grupo.

La elección del herético

En este sentido, podemos abordar lo que hemos dado en llamar el “aggiornamento democrático” de nuestras Escuelas. No se trata solo ni meramente de una puesta al día de sus estatutos en los puntos en los que puedan facilitar una mayor representatividad y participación, ya sea de las mayorías como de las minorías, en la vida de la Escuela y en sus funcionamientos. Se trata primordialmente de introducir decididamente la conversación analítica sobre los impasses de la civilización que se manifiestan en cada lugar sin ningún temor a que la Escuela se fracture, porque en realidad ella misma es la mejor expresión como sujeto de esa fractura que llamamos finalmente el síntoma.

Pido pues a “cada uno” de los miembros de la ELP, más que a “todos” ellos, un cuidado y esfuerzo especial para entrar claramente en esta conversación a contracorriente de la lógica segregacionista que invade el país, y más allá. Una conversación analítica sobre qué es la democracia, en el país y en la Escuela, qué es el Estado de derecho y las libertades civiles. Se trata, sin duda, de una elección, en el sentido más fuerte que el término tiene para nosotros y sin el que la elección de la Escuela no tendría el suyo.

La elección puede plantearse entre estos términos: o bien la democracia se reduce al significante amo idéntico a la legalidad, a la norma jurídica, o bien esta democracia está en el lugar de una causa que pone a cada uno de los que participan en ella en su lugar de sujeto, ese sujeto que nos gusta situar siempre “fuera de la norma”. Para entender el sentido decisivo de esta elección no estará de más referirse al trabajo de Alexandre Kojève sobre “La noción de la autoridad” en el que define “la legalidad como el cadáver de la autoridad”[4]. Es la elección del “herético” que J.-A. Miller situó al final de su pasada conferencia en Turín, en  entre el significante amo, S1, y el objeto a causa del deseo.

No es tan simple distinguir entre S1 y a. Los objetos a de antaño se reciclan muchas veces como nuevos S1. Y, por otra parte, los restos de los antiguos S1 se convierten a veces en objetos causa del deseo en los que autorizarse. Por ejemplo: Dios, Patria, Nación, Democracia, República, Escuela, también Psicoanálisis.

En esta coyuntura, una posible democracia analítica debería partir de esta sabia elección para que cada uno tome su lugar de sujeto. Cada uno identificado con aquello del grupo que hace imposible al grupo, identificado con aquello del grupo que no es idéntico a sí mismo.  Esa es la función no del Uno unificador sino del más Uno que causa el deseo del sujeto, incluido en su propia división.

Estimados colegas miembros de la ELP. En una verdadera conversación analítica no se trata de jugar a la post-verdad, último artilugio retórico de los medios de comunicación y de las bellas almas intelectuales para anular una verdadera política y autorizar cualquier cinismo. En una conversación analítica, donde cada uno está colocado en su lugar de sujeto, se trata más bien del tiempo incesante de la pre-verdad, de esa verdad que al decirse mostrará que ya no hay vuelta atrás en sus efectos sobre cada uno.

Y es a este “cada uno” de ustedes a quien interpelo para entrar decididamente en esta nueva época del Campo Freudiano – Año Cero.


* Alocución realizada en la Asamblea General Ordinaria de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis (ELP) celebrada en Madrid el día 10 de Noviembre de 2017.


[1] Jacques-Alain Miller, “Champ freudien, Année zero”. Lacan Quotidien nº 718, 11 Juin 2017.
[2] Sigmund Freud, Obras Completas. Ed. Biblioteca Nueva, Madrid 1974, p. 2563.
[3] Jacques-Alain Miller, Pour introduire NKM. Lacan Quotidien nº 706, 25 mai 2017.
[4] Alexandre Kojève, La notion de l’autorité. Gallimard, Paris 2004, p. 63.

14 de noviembre de 2017

LACAN COTIDIANO, por Christiane Alberti, Dominique Holvoet, Rosa Elena Manzetti, Philippe Benichou



EDITORIAL

Christiane Alberti

Deseo de psicoanálisis. A propósito de la creación del Centro de Estudios y de Investigación sobre el autismo de la ECF
Acabamos de vivir un periodo inédito para el discurso analítico. Una escuela de psicoanálisis, llamada Escuela de la Causa Freudiana, se ha firmemente comprometido en el debate público, bajo el impulso y la iniciativa de Jacques Alain Miller, participando en una consulta electoral e invitando a los ciudadanos a movilizarse en todo el territorio nacional para hacer barrera a la elección de Marine Le Pen. Este hecho nos conduce a interrogamos las coordenadas éticas de ese compromiso: su naturaleza, su orientación, su operatividad.

En una repartición de territorios sin fundamentos y anti-lacanina, nadie quisiera reducir el psicoanalista a ocuparse únicamente del sufrimiento “privado”, en virtud de un prejuicio tenaz que intenta disociar, incluso oponer lo individual y lo colectivo, como el sujeto y el Otro: así el psicoanálisis ganaría en rigor y en pureza, ya que no le imputaría a lo social eso que releva de la responsabilidad del sujeto.

Al que estaría tentado en minimizar, incluso, negar la dimensión política y social del psicoanálisis, Jacques Lacan responde claramente: “A fin de cuentas, no hay más que eso, el lazo social. Yo lo designo con con el nombre de discurso, porque no hay otra manera de designarlo desde que percibimos que el lazo social no se instaura que de se anclarse de la manera en el que el lenguaje se sitúa y se imprime, se sitúa sobre eso que abunda, es decir el ser hablante1.“

El 24 de junio pasado, J.-A Miller, en un curso-seminario intitulado “Punto de capitón2” ha dado un especial valor al operador esencial susceptible de fundar con la razón el compromiso de un psicoanalista con el lazo social: el deseo del analista. La indiferencia en materia de política no se sostiene en la economía del discurso analítico, a partir del momento en el que hay deseo del analista: “Hay una opción en lo que se trata de obtener. Cuando dejamos al analista en la posición del escéptico, lo squeeze completamenteborramos la cuestión del analista“

El deseo del analista es un deseo de análisis, que haya análisis, que exista en el mundo. Se trata de concentrarse en lo que se va a lograr en la materia, en las condiciones concretas de realización de la cosa a esperar (por ejemplo, la moral objetiva en Hegel),  a pesar de todos los obstáculos que se presentan, se puede deducir la presencia de ese deseo. No es un deseo etéreo,  procede de un decir, de un hacer.

Es justo en esta orientación que situaré la reciente creación del CEIA3, Centro de Estudios y de la Investigación sobre el Autismo. Es desde ese deseo de análisis que, en una situación dada, restringida por el discurso que la sostiene (poderes públicos, opinión, política, etc.) nos hemos comprometido en la causa del autismo, muchas veces en la historia reciente del Campo Freudiano y especialmente en el momento del proyecto de resolución Fasquelle4 que buscaba ni más ni menos prohibir y condenar la práctica psicoanalítica en el abordaje de los autistas. Entonces qué, ¿nos debimos haber dejado en nombre de no sé que deseo puro?

Nuestro deseo fue otro. Oponernos a ese proyecto de resolución y aprovechar la oportunidad de un debate público para hacer barrera a la campaña de desinformación dañaba la opinión pública respecto al psicoanálisis y dar a conocer la práctica de orientación lacaniana. ¿ Por qué?

El autismo representa un desafío mayor para la práctica del psicoanálisis lacaniano y para la difusión del discurso analítico. Por una parte, porque el autismo es una cuestión de sociedad - nótese que ahora, la Secretaria de Estado encargado de las personas con discapacidad está directamente bajo la autoridad del Primer Ministro y ya no bajo la tutela del Ministerio de la Salud. La cuestión del autismo está entonces explícitamente extraída del campo sanitario.

Por otra parte, porque el autismo se considera como el caballo de Troya de las TCC. Desde los años 1990, los que apoyan esas Terapias Cognitivo-Conductuales se apropiaron de la cuestión del autismo con el fin de introducir con fuerza esa técnica en Francia. Desde el 2010, el autismo es una puerta de entrada para todo lo que se difunde bajo la forma de normas de “ buenas prácticas”  - en el régimen TCC - a nivel de prácticas sociales y de las políticas de salud. Más allá del autismo, nos encontramos con una extensión de esta aproximación de la técnica de TCC en todos los campos de salud, medico-social, educativo e incluso pedagógico, que apunta sobre todo a lo que llaman los “dis” (- lexia, ortografía, etc)

Crear un Centro de Estudio y de Investigación sobre el Autismo es una respuesta a esta actualidad. Es también abrir una via para la difusión del discurso analítico y su ética. Este Centro será un medio esencial para hacer visible la contribución del psicoanálisis lacaniano en la recepción y el acompañamiento de los niños y los adultos autistas. Esta creación de la ECF se motiva por la voluntad de legitimar el corpus teórico y clínico del que disponemos y de identificar las innovaciones en este campo.

Lo dichos y lo escrito por los sujetos autistas que dan testimonio de su manera de ser y de hacer con lo real de la vida, la enunciación singular de los practicantes deseosos por establecer un lazo con los sujetos autistas (Ese lazo que funda la comunidad primera del sujeto y del Otro ). Esa será la materia de investigación puesta en relieve por el CEIA.

Dotados de una gran sensibilidad y receptividad con los sujetos autistas, estos psicoanalistas, porque se alejan a una cierta distancia de la voluntad de sanar, educar, vigilar y terapiar, dan testimonio de que ahí más que en ningún otro lugar, el deseo del analista está presente. Que ahí más que en ningún otro lado, el psicoanálisis demuestra ser antes que nada una experiencia .

El CEIA ve el día en un contexto nuevo marcado por el discurso del 6 de julio de 2017 del nuevo presidente de la República5. Emmanuel Macron. Quien indico la necesidad de que “la sociedad cambie la mirada sobre el autismo y más globalmente sobre la discapacidad” y también de “hacer un lugar en vez de querer imponer una hiper-normatividad en nuestras organizaciones y en nuestros comportamientos”. Invitó a un pragmatismo en cuanto a la diversidad de situaciones de los autistas que llamó “ de respuestas múltiples más que soluciones homogéneas”. Por la primera vez, los psicoanalistas han sido invitados a participar en las instancias de concertación del 4º plan sobre el autismo.

Apostemos que el CEIA sabrá en un futuro próximo jugar un rol de interfaz con las instancias políticas, la representación nacional y también con la comunidad europea.


Traducción: Cinthya Estrada
 
Notas:
1. Lacan J., Le Séminaire, livre XX, Encore, Paris, Seuil, 1975, p. 51.

2. Miller J. A., « Point de capiton », curso de psicoanálisis en la  ECF, 24 de junio 2017, a escuchar en Lacan TV

3. En francés CERA

4. Proposición de resolución grabada en la presidencia de la Asamblea Nacional el 13 de octubre 2016.

5. Macron E., Lanzamiento del 4º plan autismo al ’Élysée, el 6 de julio 2017.

Seminario europeo sobre el autismo: fuerte movilización
por Dominique Holvoet
Un seminario europeo sobre el autismo1 tuvo lugar en Zaragoza del 28 al 30 de septiembre del 2017. La iniciativa reunió a familias de personas autistas y psicoanalistas  venidos de diferentes lugares de Europa, de los cinco rincones y más .

Este proyecto propuesto por las instituciones del Campo freudiano de cinco países europeos: Fundación Atención Temprana, Torreón y Patinete de España, Le Courtil y la Antena 110 en Bélgica, la Universidad de Rennes 2 y Nonette en Francia, la Fundazione  Martin Egge europea, en el cuadro de Erasmus+. Las asociaciones de familias, amigos y personas con autismo también participaron: representantes de diferentes antenas de TEAdir así como la Main à lOreille de Francia y Bélgica se expresaron para apoyar una aproximación de la persona autista que tome en cuenta su subjetividad y reciba sus invenciones.

!Jésus Sebastian, Gracia Viscasillas y Pedro Gras, miembros de la ELP junto con las familias de Teadir Aragón ganaron la apuesta! Cerca de 500 participantes fueron a la cita al Teatro de la esquina construido en un antiguo asilo, protegido de la voracidad inmobiliaria por la presión social de movimientos del barrio; la Plaza de la Convivencia también convertida en un gran espacio cívico convino particularmente bien a nuestro encuentro.

¿“Buena practicas”:  un distintivo?

 “Las buenas prácticas en el trabajo con los niños y los jóvenes con TEA2 “ estuvo en el programa de estudio. El seminario ha permitido intercambiar sobre las practicas de cada una de las instituciones en diálogo con las familias.

El distintivo de “buenas prácticas” se estableció para imponer una sola y única práctica estandarizada. Constatamos que en toda Europa las practicas de tratamiento de los autistas son convocadas a someterse a la validación de la evidence based. Notamos que esa semántica de la Union es interpretada de diversas maneras según el país e incluso sus regiones - a excepción de los países con poder centralizado que imponen sin matices sus opiniones.

Realmente consideramos que la aplicación de prácticas protocolizadas pre-determinadas, fundadas sobre la base de pruebas estadísticas, podrían provocar estragos en los sujetos autistas. Son frecuentemente vividas como un forzamiento amenazador y devastador, que se desinteresa de todo lo que del sufrimiento no entra en el molde rígido y burdo en que que se intenta ordenar lo que molesta.

La fórmula de Maria Jésus Sanjuan, presidente de Teadir Aragon resonó a lo largo del seminario, particularmente retomado por Carlos David, joven autista participante: eso que los técnicos del comportamiento piden del autismo, puede equivaler a pedir a un inválido de levantarse de su silla de ruedas, y eso, sin darse cuenta que “muchos autistas tienen serias dificultades con el cuerpo, aunque ninguno de sus miembros este afectado”.

Una ética, unas prácticas

 Las organizaciones que participaron al Seminario europeo tienen una aproximación clínica y una posición ética en común, lo que constituye la base de sus estrategias terapéuticas: un respeto absoluto a la singularidad del sujeto autista y por consecuencia una aproximación caso por caso basado en la colaboración con un adulto aliado que tome en cuenta las preferencias, las elecciones, las invenciones y las soluciones encontradas por la persona autistas mismas.

Esta consideración por el carácter único de cada niño, joven o adulto y también por cada practicante, dotado de un estilo personal, es el motor del trabajo a partir del cual desarrollamos lo que puede ser reconocido como “ las buenas practicas” a saber, las practicas que estarán mejor indicadas para trabajar lo que está en juego para cada autista.

En esta perspectiva diferentes aspectos podrían estar reforzados y promovidos como siendo buenas practicas en el trabajo con los autistas y sus familias: la función de la acogida en las instituciones que trabajan con los niños y los jóvenes autistas, condición previa para que un tratamiento sea posible; la importancia y también la dificultad del diagnostico precoz que llama a modalidades específicas del tratamiento de la pequeña infancia; la continuidad en el recorrido de la cura; una atención en el momento crucial de la adolescencia y la pubertad; acompañantes adaptados para la edad adulta; un trabajo con los padres a lo largo del seguimiento en cada etapa de la vida.

Conversación y elaboración continua
 

Las intervenciones de los psicoanalistas y los practicantes que trabajan con los sujetos autistas, las familias y los actores políticos convocaron a muchos - numerosos estudiantes han manifestado su interés. La directora del Observatorio Autista de la EuroFederación de Psicoanálisis, Vilma Coccoz, puntúa la jornada con una exposición retomando una a una las intervenciones con la finalidad de mostrar, por los múltiples relatos recabados,  a que grado la aproximación analítica ofrece al sujeto autista, tanto niño como adulto, una variedad  de opciones que le dan la posibilidad de hacer una elección.

No fue el lugar de una elaboración clínica, una construcción de caso o de epistemología de la causalidad psíquica, no fue un seminario de estudios psicoanalíticos - que es conviene por otro lado de seguir y de sostener ampliamente en toda Europa. Fue una conversación continua entre las familias, los sujetos autistas y los profesionales. En Zaragoza, todas las partes implicas en la preocupación por el futuro de los sujetos autistas pudieron oírse. Escuchamos particularmente lo que los padres nos dijeron - muchas madres intervinieron; los padres, presentes se hicieron más discretos. ¡ Invitemos a cambiar la mirada sobre el autismo!

Una madre española ha subrayado que esta vez los padres no eran “invitados” sino participantes y asociados al proyecto. “La aproximación analítica ha abierto para mi más de una ventana, un mundo. ¿Pero constituimos un peligro para que nos mantengan a distancia? El instrumento pierde fuerza si cada uno se queda por su lado” . Prolonguemos esta conversación”.

Se trata de contrarrestar el ambiente utilitario de la época. Una existencia no necesita ser útil para justificarse, indica Jean-Pierre Rouillon, trabajamos con algunos sujetos que  no pueden trabajar ya que su trabajo es construir el mundo, reinventarlo todos los días y de testimoniar la belleza de las cosas. Esos sujetos más que cualquiera nos enseñan a dar cuenta de lo que es lo humano. Y Francesc Vilá puntúa: “ la cronicidad no es la ultima palabra”.

Jean-Robert Rabanel subraya el tono de modestia y la fuerza de este Seminario. “ Nadie tiene el saber necesario sobre el autismo, la modestia se impone entonces y las diferentes partes tienen su papel a desempeñar: profesionales, padres, los autistas mismos en las instituciones y cada uno por su parte”. Subrayo que el Campo Freudiano es el primero en apoyar las iniciativas institucionales del RI3 (Red Internacional de Instituciones Infantiles), la Escuela de la Causa Freudiana (ECF) se comprometió después en la batalla del autismo y el Instituto Psicoanalítico del Niño de la Universidad Popular Jacques Lacan juega su papel. Anunció finalmente la creación del reciente CEIA, el Centro de Estudios y de investigación sobre el Autismo de la ECF.

La recepción del sujeto autista no se hace solamente en el consultorio o la institución, es en el lenguaje del Otro que se realiza.

¿Plan autismo - Y los indóciles?

¿Qué respuesta(s) dar a los diferentes planes del autismo puestos en obra en cada país? Francia va en su cuarto. España elabora un primer plan que sabemos estará marcado por la evidence based practice aplicada tanto al sector salud como al de la educación. Las dos áreas tienden en realidad a  unirse en el superyó contemporáneo: la exigencia de una buena salud mental para todos coincide con la voluntad de establecer conductas apropiadas con la ayuda de los métodos educativos conformes.

Pero sería olvidar la lección freudiana. El furor de curar del que Freud requería de separarse así como las recetas educativas, que por naturaleza ignoran la transferencia, se unen para decirle al paralítico: ¡levántate y camina! La pregunta planteada por Francesc Vilá fue saber el lugar que hay que hacerle a lo incurable.

La evidencia, es que eso insiste en no tener solución - lo que nosotros llamamos real. Con nuestras referencias, nuestra clínica del síntoma y nuestra ética del sinhome, tenemos las herramientas conceptuales y a la vez pragmáticas para responder al enigma que el autismo plantea al mundo. Este movimiento inscribe también el deseo de reintroducir a  los  enfermos en tanto ciudadanos -lo que es coherente con la posición freudiana. Pero estemos atentos ya que el nowlangue europeo que promueve la inclusión puede ser escuchado de diferentes maneras: la más violenta se vuelca contra el enfermo declarado indócil al tratamiento. Hagamos escuchar una aproximación  que da lugar a la indocilidad .

En ese sentido, Chiara Mangiarotti ha insistido en la importancia de hablar con las familias. En Italia, no hay asociaciones de padres que no tengan el distintivo TCC ( Técnicas Cognitivo- Conductuales). Como en Francia, para tratar a los autistas, se le pide demasiado a las escuelas públicas, las técnicas conductuales son más fácilmente aplicables. Los intercambios pusieron en evidencia la esterilidad de un debate que opone los dos métodos. El psicoanálisis no es por cierto ningún “método”, lo inconsciente es ética, lo que quiere decir que hay una elección, una orientación, una tendencia que pone en valor al sabor de cada uno. Una madre italiana testimonia que su hijo ha beneficiado favorablemente de un método conductual… hasta un limite, hasta que quiso ser reconocido como hombre. Mariana Alba de Luna ( la Main á l´Oreille) insistió en el respeto a la elección de los padres que han optado por lo métodos educativos - el psicoanálisis no ataca ese método mientras que los TCC buscan erradicar la aproximación analítica.

No se trata de ceder a la transparencia absoluta de la época ya que ella se dedica la desaparición de lo intimo. Podemos pensar que todo se puede decir, ver, y saber, pero al contrario, nada entonces sería accesible al objeto indecible sacado a la luz por Freud, que funda la singularidad de cada uno.

Si cedemos a ese espejismo entonces, si, el totalitarismo habrá cambiado de campo. Cayó al Este el día en el que me volví padre, pero ¿no renace de la cenizas con otras formas por el Oeste?

El evento Zaragoza fue una experiencia de Escuela, me escribe al instante Gracia Viscacillas. Estamos ahí para preservar el descubrimiento freudiano con Lacan y hay muchas vías para lograrlo: el análisis, la sublimación y la conversación.

 
Traducción: Cinthya Estrada

 
Notas:
1. Anunciado en Lacan Quotidien n°698 por Bruno de Halleux.

2. TEA, Trastornos del espectro autista , como se le llama.

Hacia el foro “Deseos decididos para la democracia en Europa”
 por Rosa Elena Manzetti

El primer Foro Europeo del Campo Freudiano se llevará a cabo en Turin el 18 de noviembre próximo. Su titulo: “Deseos decidido para la democracia en Europa” ha sido propuesto por Jacques Alain Miller en Lacan Quotidien n° 721 el 15 de junio pasado. Yo lo leo como una invitación, dirigida particularmente a los psicoanalistas lacanianos, a no subestimar el riesgo presente en todo momento, de olvidar la política del acto. Esta política caracteriza al psicoanalista que se somete a la ética orientada por lo real del parlêtre en lugar de someterse a la poética del Otro. En ese sentido, el psicoanalista a condición “que lo haya1, está en posición opuesta a la del discurso capitalista contemporánea en cuanto a lo real. Como Lacan lo expresa en la “ Nota italiana”, salir del discurso capitalista no busca la ruina del capitalismo, sino más bien hacer que “el análisis continua a tener una ventaja sobre el mercado2

Según yo, “deseos decididos” se refiere a los actos que permiten al psicoanálisis continuar a “tener ventaja sobre el mercado”. Introducen así la hipótesis de una democracia donde recoger las singularidades permitiendo relativizar los plus-de-goce en serie de la sociedad de consumo, hacer lugar al síntoma portador de la singularidad subjetiva.

En el seminario El reverso del psicoanálisis3 a partir de las tres profesiones imposibles indicadas por Freud - gobernar, educar, psicoanalizar- Lacan define al discurso del Amo, el discurso de la Universidad y el discurso del Psicoanálisis. Agrega después el discurso de la Histérica, cuya función es de hacer desear. En un segundo momento, introduce el discurso del capitalista cuyo objetivo es revela hoy como: hacer consumir.

Es fundamental notar que la relación de poder existe desde siempre, pero que el discurso del amo está ausente en las sociedades dichas primitivas o míticas. Aparece en la Grecia Antigua, con el nacimiento de un orden fundado en el derecho y la noción de responsabilidad. Empieza con Edipo rey, que se vuelve rey no por derecho divino o por alguna filiación mítica,sino pero por haber vencido la Esfinge. Edipo quiere resolver el síntoma social que aterroriza al pueblo sin discernir que él mismo es el causante del desastre que aflige a la ciudad.

Se trata de hacer funcionar el discurso del amo sin encarnar al amo: de ahí la necesidad de la Constitución y del Estado de derecho.

Lacan mismo nos enseña que si el discurso del amo nació con Edipo rey, el discurso de la histérica nació con Sócrates que hace función de aguijón de conciencias. Interroga al amo sobre sus acciones, lo obliga a producir un saber y abre un cuestionamiento sobre la autoridad. Más allá de lo que fue la posición de Sócrates sobre la democracia de Atenas, es considerado como el precursor de los ideales democráticos, del ideal de libertad y de la autonomía del sujeto.

Mientas que Sócrates pide una razón al amo, Platón quiere reformar su discurso fundándolo en la razón. El paso que conduce a la mayéutica del saber constituye el fundamento del discurso de la Universidad.

Lacan pone la emergencia del discurso de la ciencia, como producción del saber, al nivel del discurso de la histérica quien cuestiona la autoridad del amo. Este no se detiene ni frente la autoridad de los gobernantes, ni frente a la iglesia. Promueve entonces los ideales de libertad, de autonomía de los sujetos, del goces posibles.

Pero la ciencia produce también un saber que intenta poner en la posición de amo. La inestabilidad del discurso del amo, producido por la ciencia, oscila entonces entre la democracia, como efecto de la interrogación de la histérica, y la tecnocracia promovida por el discurso de la Universidad.

La época en la que nace la ciencia moderna es también la época del triunfo del mercantilismo. La libertad se vuelve libertad de comercio, de libre intercambio, considerado como la única vía a seguir para la ganancia que cada uno busca.

La experiencia muestra sin embargo que el librea-intercambio termina en injusticia, el intercambio no es igualitario. Además, ¿Cuál es la naturaleza de un libre intercambio que responde a la inmigración de masas para la construcción de muros con formas variables?

¿A dónde va la democracia hoy? ¿Qué acto puede relativizar la carrera de ganancias y rendimiento que imponen los productos de la ciencia en beneficio del goce? 


Traducción: Cinthya Estrada 

 Notas:
1. Lacan J., « Note italienne » (1973), Autres écrits, coll. Champ Freudien, Paris, Seuil, 2001, p. 308


2. Ibid. p.310

3. Lacan J., Le Séminaire, livre XVII, L’envers de la psychanalyse (1969-1970), texte établi par J.-A. Miller, Paris, Seuil, coll. Champ Freudien, 1991, 193-194 & 201.


La lógica de lo peor
por Philippe Benichou
Este podría ser el nombre lacaniano de la teoría de la experiencia analítica. Étienne Lepage, joven autor y realizador canadiense, lo hizo el titulo de una obra de teatro1.
Escogió esta forma para pensar filosóficamente al mundo y concebir la escena como una arena donde el sujeto se debate consigo mismo para hacer escuchar una verdad “corporal”2 frente a la muerte, frente al exceso. La obra está escrita sin referencia al psicoanálisis, pero testimonia a su manera, en un tono vivo y rebelde, “la clínica fuera-de -normas”, que fue el tema del último congreso de la EuroFederación de Psicoanálisis.
En Lógica de lo peor, cinco personajes en búsqueda de decir se suceden en la escena y testimonian - cada uno a su manera - de su relación al mundo del que se sienten excluidos, de no estar conformes a sus usos y sus ideales. Es un texto violento, a veces crudo, cruel, desesperado, que dice la soledad de los parlêtres y la dificultad de cada uno por existir en la lengua, de tener un cuerpo y de vivir con los otros.
Uno va saliendo de un coma etílico y pide a la ciencia esperar antes de curar a los hombres de la muerte. Otro se niega al saber, para liberar su existencia del azar. Alex dice el “empuje-al-goce” sexual auto-erótico al cual está sometido. Yannick, Alex y Gabrielle rechazan las formas del lazo social: amor, amistad, filiación, política. Renaud violenta un cuerpo que no soporta. Alex dice, en un magnífico monólogo, la rareza de una mirada que le es tan insoportable que para liberarse lo lleva a “romperse la cara”. En fin, todos concluyen en un malentendido entre el lenguaje y el mundo: “¿No debemos simplemente detener todo?"
Una filosofía entre la risa y la tragedia, dicha en un delicioso idioma de Quebec y cuyo mensaje podría ser el de uno de los personajes: “El mundo no está hecho para mi”3  y la ética,  la de otro: “En medio de tu caída , piensa en el estilo” 4 

Encuentro con Etienne Lepage y Dominique Laurent, después de la representación de “Lógica de lo peor” el 13 de octubre a las 19:30 en el Teatro de la Bastille, Paris 11, 0143574214. Debate a la iniciativa de l ´Envers de Paris, animado por Chirstine Page y Philippe Benichou.


Traducción Cinthya Estrada
 
Notas:
1. Lepage É., Logique du pire, seguido de Ainsi parlait..., Dramaturgos, 2016, inspirado en la obra de Rosset Cl., Logique du pire, PUF, 1971, y representada en el Teatro de la Bastille del 4 al 14 de octobre 2017.

2. Según los términos que nos confió el autor en la entrevista que nos acordó, disponible en el sitio del teatro

3. Lepage É., Logique du pire..., op. cit., p. 64

4. Ibid., p. 71.

13 de noviembre de 2017

¡¡¡Novedad!!! Lacaniana Nro. 23 - Revista de la Escuela de la Orientación Lacaniana



https://www.gramaediciones.com.ar/revista-lacaniana/lacaniana-23-revista-de-la-escuela-de-la-orientacion-lacaniana/?utm_source=tn_email_campaign_feature&utm_medium=email&utm_campaign=20171109184659

 
Nota editorial | Daniela Fernández

Inédito de Lacan
Conferencia de Louvaina | Jacques Lacan

La Orientación Lacaniana: Conferencias de Torino
Elogio de los heréticos | Jacques-Alain Miller
Méritos de la ortodoxia | Jacques-Alain Miller


Pase
Fragmentos de un análisis | Elena Levy Yeyati
Voir rouge: morceaux choisis | Daniel Pasqualin
Silencio, Memoria, ruido… y Olvido | Oscar Ventura
Mi mentira, mi fixión | Débora Rabinovich
Inventarse | Gabriela Grinbaum
Equivocar el síntoma | María Cecilia Gasbarro

La peste freudiana
La herejía tauglich | Osvaldo L. Delgado
Freud, siempre herético, siempre ortodoxo | Vilma Coccoz


Recorriendo la AMP
La decisión de Oscar Masotta | Vicente Palomera

Leer Lacan
La herejía del significante | Jorge Chamorro
Herejía y síntoma | Fabián Schejtman
La herejía de la práctica analítica o la ex-sistencia de Dios | Nora Silvestri

Referencias millerianas
La herejía y el Nombre del Padre | Damasia Amadeo de Freda
Una práctica herética del psicoanálisis | Silvia Tendlarz


Otras lecturas: Nuestros poetas malditos
Aira: Hereje del sentido | Ivana Bristiel
Laiseca: “Gran caída de la indecorosa vieja”… o la herejía femenina | Silvia Ons
Gomcrowicz: Otras muecas del escribiente | Cesar Mazza


Conversaciones I
Juicio a Flaubert | Damián Tabarovsky


El analista curioso
Copi: Heréticos y apátridas | Irene Greiser
Greenaway: La gran dificultad de ser herético | Jorge Castillo
Las voces de la cumbia | Fernando Mó
Almodóvar: Hiatos y silencios | Alejandra Glaze
Klein y las neovanguardias | Carlos Rossi


Conversaciones II
La herejía en el proceso artístico | Daniel Sánchez


Pinacoteca lacaniana: El grito, de E. Munch
Gritos y susurros | Mónica Torres


Territorios lacanianos
Llevar la peste del país del psicoanálisis | Elvira Dianno
En los tiempos que corren | Gastón Cottino
Habitando con magia los espacios | Rosana Aldonate


Clínica
¡Acuéstese, expláyese! | Serge Cottet